EL RIESGO DE CONTRAPARTE DEL DINERO

El dinero fiat (todo el dinero del mundo) tiene un riesgo de contraparte, lo que significa que no puede ser dinero por si mismo, como lo sería si estuviera respaldado por oro o plata.

Digamos que un amigo te pide prestado $100 dólares y te da a cambio un pagare. Ahora hay un riesgo de contraparte porque en este ejemplo, tu pagare solo es tan bueno y valido como la credibilidad de tu amigo que, en este caso, es la contraparte. Si tu amigo resulta ser un fracaso, tu pagare no valdrá ni siquiera lo que cuesta el papel en el que esta impreso.

Esto fue lo que sucedió a partir de 1971. El dólar estadounidense y el resto de las divisas del mundo son un pagare, una promesa de pago de cada gobierno. La contraparte de cada divisa es precisamente el gobierno de cada país, y el dólar o el euro o el peso o el yuan solamente vale lo que valga la integridad de dicho gobierno. Cuando en agosto de 2019 el gobierno de Argentina perdió mucha credibilidad por las elecciones primarias, el valor del peso se desplomo, la inflación aumento, la bolsa cayo y los ahorradores se convirtieron en perdedores.

Todo el sistema monetario global esta construido sobre el riesgo de contraparte. Cuando las personas dejaron de pagar sus hipotecas en Estados Unidos en 2007, la economía mundial entro en una depresión. Si Estados Unidos deja de pagar su monstruosa deuda, el sistema colapsa. Como el sistema monetario mundial esta construido sobre una montaña enorme de deudas y de pedazos de papel que no tienen realmente valor (divisas de muchos países y bonos del tesoro), la confianza es lo que mantiene al sistema de pie. Tan pronto esa confianza se ponga en tela de juicio, los mercados pueden desplomarse.